Que tu amigo te deje una Kawasaki Ninja H2 no tiene precio. Destrozarla por hacer un caballito sí: 33.000 euros

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *